Pavo guisado

El pavo es un ingrediente que da mucho juego en la cocina por muchos motivos. El más obvio, es mayor que un pollo, con lo que los filetes son mayores y es más sencillo trabajar con ellos. Por otro lado, es más sano que el pollo, o al menos, tiene menos grasas. Pero dejando de lado todas estas ventajas, la principal es simple, esta cojonudo.

Un buén filete de pavo de un tamaño considerable preparado simplemente a la plancha con un poco de aceite de oliva y un toquecito de tomillo es un manjar, un recurso muy utilizado cuando tenemos prisa o se nos ha olvidado que no teniamos el tupper para el día siguiente preparado.

Pero hoy nos centraremos en un plato que aprendí de mi aita, el pavo guisado. Esta receta de pavo esta dominada por la zanahoria y una pechuga de pavo bien hermosa, además de los siguientes ingredientes:

  • Una pechuga de Pavo
  • Un par de zanahorias
  • Cebolla
  • Ajo
  • Laurel
  • Guisantes o corazones de alcachofa (opcional)
  • Vino Blanco

Empezamos limpiando la pechuga de pavo y troceándola en dados no muy grandes, de 2 o 3cm-s aproximadamente. En una cazuela ponemos un buen chorro de aceite y lo calentamos. Con este aceite marcaremos el pavo ligeramente. La idea de hacer esto (y lo mismo si usamos ternera) es cerrar la carne y dejar todo el jugo dentro, por ejemplo, cuando hacemos un chuletón en la parrilla con la brasa viva lo que ocurre es que se tuesta la superficie, pero dentro queda semi-crudo y con la sangrecilla aún. En el caso del pavo esto no ocurrirá exactamente así ya que luego lo guisaremos, pero quedará más tierno.

Una vez hayamos marcado el pavo lo apartamos un momento en un plato. Con el aceite que nos ha quedado pocharemos la cebolla troceadita y el ajo. Cuando se empiece a transparentar la cebolla, y antes de que se queme el ajo añadiremos la zanahoria troceada en pedazos muy pequeños. Le daremos un par de vueltas en la cazuela y añadiremos el pavo. Otro par de vueltas y añadiremos el vino blanco junto con la sal. A mi personalmente me gusta utilizar esos tetra-bricks pequeños porque me marcan cuanto tengo que echar, pero si vais a lo grande o tirais de botella, con un vaso será suficiente.

Dejamos el vino hervir unos pocos minutos para que se evapore el alcohol y añadimos una hoja de laurel que trituraremos con los dedos sobre la cazuela y añadiremos agua hasta cubrir toda la carne. Dejamos así a fuego medio que se cocine todo bien hasta que el pavo quede tierno y blandito.

El toque vegetariano al plato se lo da un bote de guisantes o de corazones de alcachofa. Cualquiera de las dos opciones complementa muy bien con lo que ya lleva el guiso y nos aporta una ración de verduras para equilibrar nuestra dieta. Acordaros que no solo de carne vive el hombre, de vez en cuando es recomendable llevar en el tupper algún pescado al horno o un plato vegetariano.

Y nada más. Como veis es un plato muy sencillo y rico, que no todo son filetes a la plancha o pasta bolognesa 😛

On egin,
Ikertxef

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *