Cogollos de tudela

Hoy tenemos una cena rica y sencilla de preparar. Además queda muy resultón si tenemos algún compromiso con algún pariente o amigo y queremos quedar como señores. Para preparar este entrante (como plato único quedaría justito) solo necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Cogollos de Tudela
  • Pimiento verde
  • Cebolla
  • Tomate
  • Anchoillas
  • Aceite y Vinagre


Lo primero es limpiar los cogollos por si tuvieran algun bichillo o alguna traza de tierra. Repetimos operación con los tomates. Partimos los cogollos en cuartos longitudinalmente, es decir, a lo largo, y quedaran de cada uno cuatro barquitos “mu monos”. Intentamos que no se nos desmonten y los colocamos en una bandeja ya donde presentaremos.

A parte picamos bien pequeñito el pimiento, la cebolla y el tomate, y en un cuenco o bol lo mezclamos con sal, aceite y vinagre. A esto se le llama vinagreta, apuntadlo porque es una solución recurrente: para mojar unos mejillones al vapor, unos espárragos de Navarra, una lubina a la plancha, …

El último paso consiste sencillamente en posar con delicadeza y buen gusto la vinagreta sobre los cogollos, intentando que la mayor parte de ella no caiga de la cima de estos. Un truco podría ser apretujar delicadamente los cogollos entre ellos para que no caiga nada a la ensaladera.

La guinda del pastel, en este caso, será una anchoilla sobre cada cogollo. Y nada más, ya tenemos lista una ensalada la mar de rica y sencilla.
On egin,
Iker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *