Lasagna Iker

Si hay alguna receta con la que siempre quedas bien, esa es la lasagna. Cuesta un poco más de hacer que una tortilla peeero, esta muchisimo más rica. Yo suelo hacerla con carne y zanahoria, entre otras verduras, pero como siempre mis recetas son copyleft, y podeis modificarlas como querais, pero citad la fuente, que no cuesta nada darle al boton de «I like it».
Empezamos con los ingredientes como de costumbre:

  • Cebolla
  • Carne picada
  • Ajo
  • Zanahoria
  • Pimiento rojo, verde o los dos.
  • Pasta de lasagna.
  • Tomate frito
  • Aceitunas
  • Queso rallado
  • Harina
  • Manteca o aceite

Ponemos agua bastante caliente en un bol grande donde dejaremos a remojo la pasta de lasagna. Conviene hacer un montaje previo para ver cuantas placas necesitaremos, y echamos una de más, por si las moscas.

En casa siempre tenemos la discusión de si primero se sofrie la cebolla y despues la carne, o al reves. Al final me he acostumbrado a darle un doradito a la carne primero, por lo que lo explicare en ese orden. Ponemos un poc de aceite en una sarten alta o una cazuela. dejamos que se caliente y freimos la carne picada removiendo con fuerza. Así conseguimos que la carne se desaga aún más y no se queden esos tipicos fideos de picadillo. Los «hacendado  me hayo» como yo sabrán a que me refiero. Lo dicho, removemos con fuerza y dejamos que la carne coja un colorcillo rico. entre medias añadimos algo de sal y pimienta molida. Yo suelo echar un poco de blanca y otro poco de negra. Cuando este listo lo dejamos aparte y seguimos con la receta en la misma olla.

Picamos la cebolla y el ajo y sofreimos a fuego lento. Es posible que haya que añadir algo mas de aceite. Cuando este la cebolla semi transparente, cuidado no se queme el ajo, añadimos pimiento picadito. A mi como no me gusta mucho lo pico muy finito y así me auto-obligo a comerlo, pero vosotros como os apetezca. Despues de sofreir un poco el pimiento podemos añadir un poco de pimentón dulce. Importante removerlo y no dejar que se queme, porque sin llega a freirse mucho es como si no hubiesemos echado nada, que no da color ni sabor.

Despues ya solo queda añadir la carne picada al sofrito, y picar en daditos la zanahoria, que tambien hay que añadirla a la olla. Unas pocas vueltas y añadimos el tomate. Ahora viene la parte manual: mientras el tomate hace chup-chup, despedazamos y desmigamos las aceitunas con los dedos. Si las aceitunas vienen sin hueso podemos hacerlo con un cuchillo, pero queda más rico si lo hacemos a mano porque desprenden el aceite.

La salsa ya esta lista, ahora solo queda preparar la bechamel. Para ello calentamos un poco de manteca o aceite, añadimos una cucharada de harina, la rehogamos bien, y vamos añadiendo leche poco a poco. Añadimos una pizca de nuez moscada y sal. Para evitar los grumos y que se nos queme no tenemos que dejar de remover hasta que espesa la bechamel.

Hora de empezar a montar. Ponemos una primera capa de pasta, echamos encima la salsa, mas placas de lasagna, más masa, etcetera, así todas las capas que hayamso planificado. Sobre la ultima capa de placas de pasta echaremos la bechamel, y enciam de esta el queso rallado.

Ponemos en el horno a 180 grados hasta que el queso quede bien doradito, y ya solo nos queda comer. Decir que la lasagna de un día para el siguiente esta deliciosa, y es un plato ideal para el tupper.

[spotify:track:4yhVY2BRl4KyCUJF3axg1V]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *